Blog/Hip-Hop / Rap / Jazz/Música Electrónica/Pop / Rock / Punk / Indie

Inception questions.

La hierba alta lastraba con agua de rocío el bajo de sus pantalones. Medio litro más adelante encontró un camino y un cigarrillo mojado en el bolsillo junto con una pequeña nota. Avanzó por el camino leyendo esto.
“Ella es una espiga de trigo verde, con bombachos y un flequillo alegre al aire libre.”

¿Quién ha metido esto en mi bolsillo? No lo he escrito yo…

Pensativo se topó con una encrucijada. Un poste muy rudimentario clavado en la orilla del lago señalaba a izquierda rezando el nombre de un pueblecito que se veía a lo lejos, desolado, contrastando fuertemente con el florido y bien cuidado bosque que se divisaba a su derecha. El día se iba despejando y su intenso olor a sudor le provocó el baño. Refrescó su ropa en la orilla, tarareando un clásico y la dispuso en ramas cercanas.

(Ojo con esta lista)

Se zambulló en su propia plenitud a la vez que en el lago.
El zumbido de los años perdidos pareció disiparse al contacto con el agua.
El pulso se acompasó con el suave vaivén del estanque hasta el momento en que un intenso dolor cruzó su bulbo raquídeo como una descarga.
“Pajarita de papel que quisiera ser halcón.”
¿Qué coño me pasa?

Con el calambre tragó agua y se despertó en la orilla con la cara envuelta en baba y bilis. Concentrado en recuperar la compostura y el temple, decidió desoir los estímulos visuales, negándoles la luz por vía muscular. Se abrochaba la camisa con los párpados cerrados…

…Cuando una mano diminuta se posó en su hombro. Con el sobresalto, comenzó a girar, notando un filo a la altura de su hígado.
-¿Quién eres y que haces aquí? – Le inquirió una voz aguda.
-“Soy un guía perdido.”-Pensó en decir. -“Soy Buda.” Apostando seriamente por la puñalada. –“Soy policía, investigo una desaparición.” – Esa es buena.

-Soy… (entonces le vió la cara), tuyo.
Un golpe en la nuca lo devolvió a la negrura, mientras se atenuaba la tímida voz.
-¡Te dije que no te dieras la vuelta! ¿No se lo dije?
La chica era acid jazz en estado puro.

La estancia era lúgubre, sin luz natural. La única puerta era ligeramente más baja que la mujer que añadía leños a la chimenea.
-¿Estás despierto?
-Estoy atado.
De un brinco, la chica, se plantó a su lado y le abofeteó la cara.
-¿Estás contento?

-Ni puta idea. A lo mejor tu me puedes aclarar la memoria. ¿Cómo me llamo?

-Evidentemente, estamos bajo tierra en alguna gruta natural del bosque cercano al lago, que habéis destrozado al ampliarla. Si me sueltas ahora no presentaré denuncia por secuestro, ni daré parte al seprona.

-Qué sueños más raros tienes, tío. Deberías mirártelo.

La cama estaba empapada en sudor y tan vacía como de costumbre últimamente.

“Me acorazo en un rincón con el corazón a siete mil kilómetros.”

LeGal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s